Archivo de la etiqueta: Sabine Azéma

Pintores y modelos

Todo comienza con la piel, la carne, la superficie de ese cuerpo, el revestimiento de esa alma. Lo mismo da que el cuerpo esté desnudo o vestido, que la extensión de esa piel se encuentre finalmente limitada por un mechón de cabello, por el cuello de un vestido o por el contorno de un torso, de un costado. Lo que importa es que el pintor haya cruzado o no esa frontera imaginaria de intimidad al otro lado de la cual empieza una ternura vertiginosa.

John Berger: El sentido de la vista. Alianza Editorial. Madrid, 1990

Anuncios

Vino, mujeres y canciones

Amar, beber y cantar (Alain Resnais, 2014)

aimer-boire-et-chanter-26-03-2014-1-g

La historia del cine sería diferente sin Alain Resnais, un director que desde los inicios de su larga carrera renunció a ser “autor” de los contenidos de sus películas y se limitó a dar corporeidad, mediante imágenes siempre meditadas y precisas, a lo imaginado por otros.

La que aquí se ha llamado Amar, beber y cantar, en una traducción excesivamente literal que juega al equívoco con una película de Ang Lee, no es una excepción: se trata de la adaptación de una obra de teatro del autor inglés Alan Ayckbourn, al que Resnais ya se había acercado en dos ocasiones anteriores en unión de actores de su confianza encabezados por su esposa, Sabine Azéma.

aimer-boire-et-chanter-26-03-2014-4-g

El planteamiento de la obra es simple: tres parejas de conocidos se ven sacudidas por la noticia, obtenida indiscretamente, de la próxima muerte de George, un amigo común que nunca aparecerá en escena. Ante la noticia las mujeres se verán tentadas, por diferentes razones, de tener una última aventura con George, modelo de amante perfecto pero imposible marido.

aimer-boire-et-chanter-26-03-2014-11-g

Resnais se acerca a este texto de vodevil como una especie de Diderot o Magritte del cine, que nos recordara a cada paso: “esto no es una película”. Esta ambigüedad da una dimensión adicional a una trama en la que varios personajes (no sólo George, sino también Peggy y Tilly) permanecen siempre fuera de campo, al igual que la representación teatral que preparan algunos de ellos, de la que sólo asistimos a sus ensayos.

MagrittePipe

Nada pretende ser realista: las escenas son introducidas por viñetas de cómic y transcurren en decorados fijos que se cierran con telas pintadas con colores primarios, los ingleses de Yorkshire se expresan en francés, la edad de algunos actores (André Dussollier) resulta un tanto provecta, y el punto de vista es de ligereza generalizada, como si los personajes fueran conscientes de que están siempre actuando, libres de las leyes de la gravedad de este mundo.

la-bande-annonce-du-jour-aimer-boire-et-chanter

Los conceptos de escenario y fuera de campo siguen las convenciones teatrales, renunciando a muchas de las posibilidades que ofrece el cine; entre esas renuncias no se encuentran los primeros planos, pero todos los que se insertan, independientemente del personaje al que vemos y del escenario en que se desarrolla la escena, están filmados artificialmente sobre el mismo fondo, neutro y abstracto, de una red.

La frialdad conceptual típica del cine de Resnais se ve aquí matizada por la ligereza y el amor por los actores, cualidades en las que se vislumbra el genio tutelar de Jean Renoir: el artificio sirve en este caso para quitar hierro al drama hasta convertirlo en una comedia, de modo que el invisible George podría ser el último avatar del Danglard de French Cancan.

aimer-boire-et-chanter-26-03-2014-6-g

En realidad el título castellano de esta película debería ser Vino, mujeres y canciones, que es la traducción habitual entre nosotros del vals de Johann Strauss del que toma su título, que puntúa musicalmente las escenas en que se muestra la mansión de George, y aparece finalmente como mensaje de despedida (en la versión francesa cantada por el legendario tenor Georges Thill):

Sepamos amar, beber y cantar,
tal es nuestra razón de existir.
¿Qué sería la vida
sin una pizca de locura?
Feliz es el que cada día
se embriaga de vino y de amor,
y con una simple canción
llena su casa de alegría.

Fuentes de las imágenes: toutlecine.challenges.fr / filmoteca.cat / peliculadeldia.com / wikipedia.org