Archivo de la etiqueta: Jacques Tourneur

Dentro del cristal

Trapline (Ellie Epp, 1976)

luz

Los antiguos pensaban que los lugares tenían sus espíritus protectores, representados en algunas tradiciones bajo figuras de adolescentes: genius loci, domovói, zashiki warashi… El título de la obra de Ellie Epp que hemos podido ver gracias a Cineinfinito presenta la estructura de la propia película (una serie de planos fijos que transcurren con tempo variable, pero en general reposado) como una línea de trampeo concebida para asediar, en un sentido obviamente metafórico, el espíritu de una antigua casa de baños en Londres: un espacio entre el agua y el cielo (este último se hace presente a través del amplio tragaluz de la cubierta); un espacio público concebido para el placer, al que la cineasta se aproxima en un momento de decadencia, preludio de su futura desaparición.

Las imágenes de Trapline raramente muestran presencia humana (esencialmente, niños al borde de la adolescencia), pero la banda de sonido incluye huellas más abundantes de esa presencia, como una figuración poética de lo que queda de las personas que frecuentan un lugar cuando se ausentan de él. Así, la disociación de imagen y sonido añade una dimensión adicional (el tiempo) a la representación de un espacio que se construye de forma predominante a través de imágenes deshabitadas, paisajes interiores: escenas en negro, líneas refractadas sobre las que el agua ondula creando fascinantes ritmos visuales, cabinas, escaleras, reflejos luminosos que palpitan como un corazón humano.

Supongo que todos hemos tenido la experiencia de pararnos a mirar esas ondulaciones y reflejos en el agua, y sin embargo el cine –que ha tendido a privilegiar lo excepcional antes que lo cotidiano– rara vez ha explotado su fascinación; dentro del cine clásico, el ejemplo que primero viene a la cabeza es un momento justamente célebre de Cat people de Jacques Tourneur:

La película de Ellie Epp es como una elongación de la escena de Tourneur; sus colores son tan exquisitos como los matices del blanco y negro fotografiados por Nicholas Musuraca, pero carece de suspense y de un hilo narrativo que mantenga unidas las piezas. Sin embargo, Trapline transmite una sensación de plenitud y placidez, como si participara de la ingravidez de los reflejos y ecos que registra, de la decisión con que un nadador silencioso surca las aguas. Como ocurre en Cat people, hay algo escondido en las imágenes, algo que no se muestra y que constituye su núcleo esencial; pero aquí ese misterio concierne directamente a la autora y al espectador, ya que no existen personajes que hagan de mediadores.

Ellie Epp ha escrito: “Cuando trato de pensar sobre la metáfora, lo que en realidad quiero saber es cómo pensar sobre el hecho de que una parte de lo que soy permanece en la oscuridad”. La metáfora convive con la sinécdoque en Trapline, una película que no incluye ningún plano general de la casa de baños, ni siquiera de la piscina; todas las imágenes son fragmentos de una realidad más amplia, a la que remiten sin mostrarla directamente.

La ausencia de relato convierte el problema de la duración (¿cuándo cortar cada plano?) en una cuestión matemática antes que literaria, en la que la sensibilidad prima sobre el sentido. A este respecto la autora ha dejado escrito estas palabras: “Técnicamente la duración es algo muy particular. Cuando sigues viendo algo que no cambia demasiado te estabilizas en su interior, cambias, te vuelves sensible, cruzas un umbral, algo sucede. Es útil para cualquiera aprender a hacer esto. Es una fuente inagotable de placer y conocimiento. Y sin embargo es frecuente que sea lo más difícil para las personas que no saben que se trata de una convención. Es como si fuera el refinamiento fundamental de los cineastas experimentales. Todos tenemos que aprenderlo. Probablemente todos recordamos en qué película lo aprendimos. Yo lo hice con Hotel Monterey, que Babette Mangolte fotografió para Chantal Akerman. Casi una hora, una lentitud extrema. Allí hice el paso. Fue un éxtasis. En esto consiste: la atención profunda es en sí misma extática.”

reflejo

La película se vuelve hacia sí misma: lo esencial de ella no es el motivo aparente, la descripción de una piscina o una casa de baños. En otro lugar, Ellie Epp ha dicho que viendo Hotel Monterey comprendió lo que quería hacer: la idea de “utilizar una película para diseñar un cambio en la conciencia”.

La atención que reclama Ellie Epp tiene una connotación erótica que resulta claramente perceptible en Trapline, aunque sería inútil tratar de justificar esa percepción; en lugar de ello, prefiero recurrir una vez más a las palabras de la autora, que en este caso se refieren a otra de sus películas, Bright and dark: “describir el erotismo de las mujeres como pasivo implica una estúpida equiparación entre atención y pasividad. La atención profunda es intensamente activa. Recibir una caricia es tan activo como darla –a veces más activo, más lleno de habilidad y de consecuencias. La atención erótica no es un cuenco vacío desde el que el tacto se vierte o en el que se introduce; es más bien como una antena viviente con un millón de fibras que investigan activamente el espacio de una caricia a través de su forma y significado”.

figuras

Todas las citas e imágenes provienen del libro sobre la cineasta editado por Mike Hoolboom, que puede descargarse gratuitamente aquí.

Anuncios

La destrucción o el amor

La mujer pirata / Anne of the Indies (Jacques Tourneur, 1951)

Anne.Of.The.Indies.12

Esta película, seca y contundente como un latigazo, se impone con la fuerza de un cuento infantil lleno de sombras psicoanalíticas. Empieza en la esfera de la convención y termina en la oscuridad de las pesadillas; uno empieza a verla con desapego, incapaz de recobrar la inocencia de la primera vez, y acaba dando vueltas a su crueldad, tan verdadera en medio de una tramoya tan fabulosa, como sucede en los cuentos de hadas.

201520113_1_IMG_FIX_700x700

Ningún detalle se nos proporciona sobre la familia de su protagonista, Anne: podemos imaginar que al nacer decepcionó las expectativas de sus padres, que querían sin duda un varón; como su hermano, que imaginamos menor que ella y por tanto objeto de su adoración, cuya muerte a manos de los ingleses selló su destino: a partir de entonces la mujer se convertirá en un hombre, y luchará de igual a igual en un mundo de hombres.

a Jacques Tourneur Anne of the Indies DVD Review PDVD_000

La protección del famoso pirata Barbanegra (interpretado de forma caricaturesca por Thomas Gomez) sirve para despachar sin más explicaciones lo inexplicable de la carrera corsaria de Anne al mando de un buque cuyo nombre invoca a la bíblica reina de Saba. A la figura paterna de Barbanegra se contrapone la del médico de a bordo (un envejecido y digno Herbert Marshall), devoto del ron, los libros y una cierta ética, que ejerce como voz de la conciencia de su capitana.

201520113_3_IMG_FIX_700x700

Las interpretaciones sumarias ayudan a la eficacia con que nos llega el relato: la vulgaridad de la bella Jean Peters, caracterizada por su mohín de desprecio en los labios, recuerda la de Hedy Lamarr en Sansón y Dalila de Cecil B. de Mille, su mezcla de crueldad e inocencia, su posición ambivalente de verdugo y víctima.

anne of the indies 1

Los gestos de suficiencia e ironía vacua de Louis Jourdan dibujan con un brochazo a su personaje, que no tiene nada de santo y resulta demasiado ruin para héroe: un traidor traicionado que ejemplifica la relatividad del poder.

Anne-of-the-Indies-022

El amor por este hombre equivocado se interpone en la andadura masculina de Anne, devolviéndola fatalmente a su condición de mujer; más que a la mujer que nunca fue, a la niña llena de incertidumbres y miedos a la que nadie quiso por lo que era, y que carece de armas para enfrentarse a su refinada rival, encarnada por la glacial Debra Paget -para la que solo puede concebir tormentos como los que ella misma sufre: ser vendida a un hombre que no la aprecia, o la tortura de la sed junto al agua infinita del mar.

Anne-of-the-Indies-161

El nacimiento del deseo sexual enfrenta a Anne con su padre Barbanegra, y las venganzas con que trata de apagar sus celos la enfrentan con su otro padre, Herbert Marshall. Al final, el orden paterno impone su ley: como en las tragedias antiguas, la pasión incontrolada tiende a disolver los límites del “yo”, y constituye el motor inconsciente del instinto de muerte.

Anne-of-the-Indies-barcos

¿Qué decir de Jacques Tourneur? Aunque esta no es para mi gusto la mejor de sus películas, su firma se hace evidente en la riqueza de composición y el protagonismo de las sombras -que a veces tienen más densidad que los mismos actores. Como escribió José Oliveira en su excelente reseña (1), La mujer pirata carece de momentos para la gloria o de “gran cine”; pero deja un recuerdo de emociones primarias revestidas de colores vivísimos: velas y cañonazos, teas encendidas, vestidos y frondas, o el azul irreal de las noches antillanas, evocadas con una poesía menos sutil, más delirante que la de Anduve con un zombi.

Anne-of-the-Indies-080

(1) http://raging-b.blogspot.com.es/2010/02/anne-of-indies-jacques-tourneur-1951.html

Fuentes de las imágenes: raging-b.blogspot.com / dvdbeaver.com / coffeecoffeeandmorecoffee.com / berlinale.de / randybyers.net