Servidumbre humana

In memoriam José Luis Pérez de Arteaga

Anuncios

2 pensamientos en “Servidumbre humana

  1. jadsmpa79

    Aunque tarde, quisiera sumarme aquí al lamento por la pérdida de José Luis Pérez de Arteaga. Con él se ha ido una parte de nuestra vida melómana, como antes sucedió con Juan Claudio Cifuentes, “Cifu”, o con Fernando Argenta, un tipo encantador al que tuve ocasión de entrevistar un par de veces a su paso por el Festival de Música de Canarias. Menos conocida que su faceta de divulgador musical es su labor como comentarista cinematográfico. Recuerdo, por ejemplo, sus estimulantes textos en “Cine para leer” a propósito de “Andrei Rublev” y “Solaris”, años antes de que Tarkovski se convirtiera en un fenómeno popular. Huelga decir lo mucho que hizo también en favor del conocimiento y reconocimiento de la música cinematográfica (en tiempos en los que esta era ferozmente subestimada). En fin… Imagino, pastor, que has elegido como memorial la música de Korngold porque él la consideraba la piedra angular de la estética de Hollywood, a la vez que una síntesis de dos de sus grandes pasiones, la música y el cine. Lo vamos echar de menos, y no solo en los conciertos de año nuevo, que, ciertamente, ya no serán los mismos sin su voz.

    Responder
    1. elpastordelapolvorosa Autor de la entrada

      Nunca será tarde para recordar a José Luis Pérez de Arteaga. Se ha dicho que la letra “con sangre entra”, lo cual es discutible; pero la música entra en nosotros gracias al simple contacto, por un proceso de impregnación, como si fuera un líquido. Una canción pop solo precisa que la escuchemos dos o tres veces para asimilarla totalmente, pero otras formas de música más elaborada requieren mayor dedicación. Quizás por razones antropológicas profundas, los tesoros escondidos nos producen mayor satisfacción que los evidentes. Por eso es tan importante la labor de los divulgadores musicales, aquellos que nos revelan el mapa del tesoro y nos persuaden de que la búsqueda merece la pena.
      Pocos como él hemos tenido en España. Yo descubrí “El mundo de la fonografía” en la adolescencia, y sin él mi formación musical no habría sido la misma.
      Recuerdo que José Luis Pérez de Artega no quería que lo llamaran “crítico musical” porque pensaba que los críticos no aman la música. Él era un ejemplo palpable de que el conocimiento y la pedantería son cosas muy distintas.
      No conozco lo que escribió sobre cine, aunque escuchándole hablar sobre música fílmica se intuía su afición por las películas. Sería una buena idea editar ahora sus escritos dispersos.
      He elegido la pieza de Korngold porque fue una de las últimas músicas que él me hizo descubrir, y ahora se ha convertido en mi preferida de sus bandas sonoras, por encima de otras mucho más famosas: el podcast de ese programa (que esta vez no era el suyo) se puede escuchar aquí.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s