Desconfiar de los sueños

Atrapados / Caught (Max Ophüls, 1949)

muelle

En un cine tan apegado a lo formal como el de Max Ophüls, en el que el decorado no supone una falsificación sino una forma de entender la realidad, y la emoción se expresa mediante el movimiento en continuidad, trabajar con los medios técnicos de Hollywood a finales de los años 40 representó una ventaja mayor que toda la carga de puritanismo e hipocresía moral que se viera obligado a admitir en sus guiones; Ophüls sabía que el valor de una ópera guarda poca relación con el de su libreto.

Pero, como Caught deja bien claro, el lujo nunca se obtiene gratis. Desde el punto de vista personal, el coste para el cineasta de tratar con magnates megalómanos de la talla de Smith Ohlrig minó sin duda sus fuerzas, como se desprende del ajuste de cuentas que supone esta película; él también, como Flaubert, pudo pensar en algún momento: “Leonora Eames soy yo”.

productor

La historia de Leonora Eames (Barbara Bel Geddes) nos enseña a desconfiar de los sueños prefabricados que creemos nuestros, pero que en realidad pertenecen, como ocurre también a veces con nuestros gustos, al sistema –cuyas fuerzas de atracción se representan en los créditos a través de las páginas de Harper’s Bazaar. Al principio, cuando se casa con el millonario Ohlrig (Robert Ryan) su historia es la de Cenicienta, pero más tarde se transforma en una especie de Bella Durmiente que debe ser rescatada de su castillo encantado de Long Island por un príncipe alternativo: el doctor Quinada, encarnado por James Mason.

Leonora es una ingenua, y la película está hecha a su imagen. Los personajes están bien trazados, pero algunas de sus conductas y oposiciones aparecen muy simplificadas; el relato toma atajos para evitar derroteros que pudieran comprometer la moralidad de su protagonista. Comparándola con otra película de estructura similar pero infinitamente más ambigua, Notorious dirigida por Hitchcock en 1946, se advierte de inmediato que en Caught el bien y el mal están separados con demasiada nitidez; el personaje de Leonora habría sido más interesante si el guión no se empeñara en conservar a toda costa su reputación, en desmentir el punto de vista superficial de Franzi (Curt Bois) y el Dr. Hoffman (Frank Ferguson) –aunque Barbara Bel Geddes nos convencería siempre de su inocencia última.

En la escena de su rescate final, Ophüls elude un gran plano del descenso por la escalera hasta abandonar la casa: haciendo historia-ficción, se podría pensar que el cineasta se sintió incapaz de igualar la escena final de Notorious. En vez de eso, la liberación de Leonora se da mediante la inversión de su posición frente a Ohlrig.

Desde un punto de vista actual, se advierte el estrecho margen de Leonora. Su liberación depende siempre de la relación con un hombre; desde esa perspectiva, Ohlrig y Quinada, a pesar de la distancia ética que los separa, no son tan diferentes, y Ophüls subraya sutilmente su paralelismo presentándolos del mismo modo: escuchamos su voz antes de verlos, antes de que Leonora pueda verlos, como para dar un cierto suspense a la aparición de sus cuerpos. Ambos son hombres muy ocupados, capaces de trabajar hasta altas horas de la madrugada, y ambicionan una mujer capaz de acompañarlos en su pasión productiva, ya sea egoísta o solidaria.

La relación de Leonora con Quinada podría ser otro sueño, pero vemos que pueden llegar a formar una verdadera pareja porque son capaces de salir a tomar una cerveza, a bailar en medio de otras muchas parejas; los garitos frecuentados por mexicanas y los oscuros callejones de ladrillos pueden implicar, en contra de las promesas del capitalismo, menores limitaciones que las habitaciones forradas de maderas nobles, los salones de ventanas herméticas que aparecen fotografiados en las revistas.

caught

Vista en la Filmoteca de Cantabria el 3 de febrero de 2017


Fuentes de las imágenes: dvdbeaver.com / ci-ne-gro-memento.blogspot.com / youtube.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s