Lo inexpresivo

La obra de arte no nace de la nada, sino del caos. (…) Ninguna obra de arte puede parecer viva sin convertirse en mera apariencia y dejar de ser obra de arte. La vida que se agita en ella debe aparecer paralizada y como cautivada en un instante. Esto existente en ella es pura belleza, pura armonía que inunda el caos, pero que en ese inundar solo aparenta dar vida. Lo que pone término a esa apariencia, cautiva el movimiento y le corta la palabra a la armonía es lo inexpresivo. (…) Lo inexpresivo desarticula lo que en toda apariencia bella todavía perdura como herencia del caos: la totalidad falsa, engañosa (la absoluta). Solo lo inexpresivo completa la obra, la desarticula convirtiéndola en imperfecta, en fragmento del mundo verdadero, en pedazo de una imagen simbólica.

82757350_p

Ni el humor ni la tragedia pueden aprehender en el lenguaje la belleza; esta no puede aparecer en un aura de claridad transparente. Su opuesto más preciso es la emoción. (…) Porque las lágrimas de la emoción, con las cuales la mirada se vela, son al mismo tiempo el velo más propio de la belleza misma.

4 Nights of a Dreamer

Walter Benjamin: Las afinidades electivas de Goethe. Editorial Gedisa. Barcelona, 1996

Robert Bresson: Une femme douce, Quatre nuits d’un reveur
(shangols.canalblog.com / cranesareflying1.blogspot.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s