La guerra no ha terminado

Con uñas y dientes (Paulino Viota, 1977)

VIOTA03

En la primera imagen de esta película, el espectador se ve obligado a compartir el punto de vista de un personaje que recibe un puñetazo en plena cara. La escena transcurre en un no-lugar poblado por fantasmas inmobiliarios, bloques vacíos en las afueras del Madrid de la crisis de los años 70 que, vista ahora la película, parecen resumir proféticamente el legado más desmoralizador de la España democrática: Jesús Gil, el “Pocero” de Seseña, y la ahora célebre burbuja.

A diferencia de las anteriores obras de su director, Con uñas y dientes no es una película de vanguardia, pero ello no implica que resulte amable ni cómoda de ver; escrita por Javier Vega, el drama íntimo de sus personajes traza una parábola política sobre la Transición española. La guerra ha terminado, pero la lucha de clases prosigue y los métodos totalitarios permanecen, aunque sea en la sombra.

De este modo el mantra lampedusiano, “si queremos que todo permanezca como es, es preciso que todo cambie”, se enuncia a través del relato simbólico de una huelga llena de juego sucio. El protagonista, Marcos (Santiago Ramos), el sindicalista golpeado en la primera escena, debe recluirse por seguridad en casa de una profesora de instituto, Aurora (Alicia Sánchez), que nos es presentada en una clase en la que explica a sus alumnos la alternancia de partidos, que no de poderes, que definió el sistema político de la Restauración en el siglo XIX. De la misma forma, el gerente de la empresa en la que se declara la huelga (interpretado simbólicamente por Alfredo Mayo, actor epítome del franquismo), será sustituido por una nueva figura de poder, de apariencia menos rancia pero idéntico fondo -su discurso ante el comité de empresa da fin a la película con un amplio movimiento de cámara que se acerca a él hasta encuadrarlo en un primer plano que enlaza simétricamente con el del mafioso que golpea al protagonista en el inicio.

cc470-vlcsnap-2013-04-22-21h41m05s161

Desde su mismo título, Con uñas y dientes tiene algo de acto de agresión, actitud en la que la película persevera a lo largo de su transcurso, en su voluntad de no dejar nada sin mostrar, y de mantener al mismo tiempo una distancia emocional: la lección de Brecht, filtrada a través de las películas de Straub y Huillet, se hace transparente en el modo en que los actores recitan los diálogos.

hqdefault

Paulino Viota ha recordado alguna vez que José Luis Téllez, el gran analista de cine y música, comparó la trama de esta película con una inversión del mito de Orfeo y Eurídice, en el que la mujer es la que, a la postre sin éxito, intenta rescatar a Orfeo, aun a costa de su particular descenso al Averno.

En la misma clave mítica, podríamos decir que el personaje al que interpreta magnéticamente Guadalupe Güemes es Casandra: a la manera de Brecht, ella enuncia con claridad, a los pocos minutos de película, cuál será el desenlace de la huelga.

De forma más solapada y quizás inconsciente que la continuidad de determinados hábitos con los que el poder trata de perpetuarse, Con uñas y dientes muestra que la tan celebrada liberación sexual de la Transición mantuvo en primera instancia la huella patriarcal: las mujeres siguen siendo víctimas pasivas, objetos sometidos a la mirada masculina, condenadas al sacrificio a pesar de su clarividencia.

El personaje de Aurora recuerda al que interpretara Geneviève Bujold en La guerra ha terminado, la película de Alain Resnais de 1966 que con tanto detalle ha analizado Paulino Viota en sus cursos; pero la representación de su unión sexual con el activista revolucionario no puede ser más dispar: mientras que Resnais la muestra de forma abstracta y fragmentada, con un aire nórdico a lo Bergman, Viota refleja una experiencia íntima concreta, que contrasta cruelmente a posteriori con la escena de la violación.

la-guerre-est-finie-resnais-1024x591

En toda la película, la planificación, muy pensada, busca y encuentra sin cesar alternativas a la rutina del plano/contraplano mediante juegos de espejos, escenas rodadas en continuidad llenas de movimientos de cámara, a veces bruscos y llamativos y otras más sutiles, imágenes divididas en dos (como la que muestra, en el apartamento de Aurora, primero al personaje de Santiago Ramos que piensa en ella y luego, tras un retroceso de la cámara, también a la propia Aurora que aparece a sus espaldas enmarcada por el umbral de una puerta).

Con uñas y dientes no es una película perfecta, porque su director nunca cedió a la comodidad o cobardía de evitar los riesgos, pero sus dominantes de color cálidas y sórdidas, sus detalles vívidos y cotidianos, retratan su tiempo mucho mejor que otras realizadas con más medios; y, más allá de su valor documental, todavía puede resultar instructiva en estos nuevos tiempos de crisis y de busca que ahora vivimos.

b9ad772005653afce4d4bd46c2efe842_M

* * *

Con uñas y dientes se proyectó el pasado 13 de octubre en la Filmoteca de Cantabria en un acto de presentación del libro dedicado al cineasta por Ediciones Shangrila, en el cual, aparte del homenajeado, participaron José Ramón Saiz Viajero y Rubén García López, coordinador del volumen: http://shangrilaediciones.com/pages/bakery/hispanoscope-libros-7-130.php

Fuentes de las imágenes: http://textosred.blogspot.com/  youtube.es/  http://klapptre.is/ http://www.cinespagnol.com/

Anuncios

2 pensamientos en “La guerra no ha terminado

  1. Rodrigo Dueñas

    Estupendo comentario, Pastor, tan revelador como los que has ido dedicando a la obra de Viota.
    Del mismo modo que, entre otras muchas cosas, indicas el peso decisivo de Bretch en la película, me gustaría señalar la influencia de Hitchcock. Influencia tan bien asimilada que a primera vista uno no la supondría.
    Pongo unos ejemplos: el recurso al suspense en una escena (el enervante novio y las botellas de cerveza), manteniéndolo y aguantando hasta resolverlo con un gag; el cabal uso del Mac Guffin (mercancías que no existen en almacenes que no existen -¡un Mac Guffin que se asemeja al Kaplan de “North by northwest”!-); la idea de alargar las escenas de violencia (como en “Torn curtain”) hasta despojarlas, poniéndolo en evidencia, del placer voyeurista (la violación múltiple en el coche: al llegar a la tercera el malestar es intolerable); como en “Psyco”, el asesinato inesperado (y en cuanto se comprende que va a suceder, angustioso por lo inevitable) del protagonista (y tras éste se muestra cómo el asesino dedica, con toda lógica –insólita en la narrativa tradicional-, un tiempo -bastante más extenso- a limpiar toda huella del crimen); el contar (y encima, sin palabras) algo de forma indirecta, y que resulta más importante que lo que en principio se está narrando (así la asamblea final donde, mientras se decide por qué optar, la recién viuda localiza a Aurora y comprende que se ha acostado con su marido sin que nada de esto se verbalice).

    Responder
    1. elpastordelapolvorosa Autor de la entrada

      Gracias, Rodrigo, tu comentario sí que es estupendo. Brecht+Hitchcock sería una buena fórmula definitoria del sistema de referencia de Con uñas y dientes, y de la originalidad de la película. El hecho de que señales la escena de los dos vasos de cerveza me recuerda una imagen similar (aunque en Viota más sutil) que comenté en Los peces rojos, de Nieves Conde, como ejemplo temprano de influencia de Hitchcock.
      Creo que tu aportación subraya lo esencial de la película: el contraste entre su elemento dialéctico (didáctico y anti-naturalista) y el de exploración de las vivencias de los personajes; este último se resuelve visualmente, sin necesidad de palabras y, como Hitchcock, a través de una extrema atención a lo concreto, el cineasta trasciende la anécdota concreta y accede a la representación de las emociones más elementales y secretas, con la intensidad de un mal sueño.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s