Les Rencontres d’Arles 2015

Captura de pantalla 2015-07-17 a las 18.40.13

La etapa de Sam Stourdzé como director de los Encuentros de Arles se inicia como una declaración de intenciones: su visión de la fotografía parece muy alejada del arte por el arte, de lo políticamente neutro. La primera exposición que vimos, comisariada por él mismo, responde al título de Heavens, se debe a Paolo Woods y Gabriele Galimberti, y es un ensayo sobre uno de los mayores, si no el mayor, de los obstáculos en el camino utópico hacia la igualdad entre los humanos: los paraísos fiscales.

AR1MSC2405

Sus formas de operar, sus actores más o menos secundarios, y sus consecuencias son el argumento de este trabajo, en el que la precisión irónica de los textos completa el sentido de unas imágenes nítidas y sin sombras (que quizá no se sostendrían en ausencia de ellos). La idea de paraíso implica la de selección (si fuera para todos, no sería ya propiamente un paraíso): como en una especie de juicio final dirigido por un dios perverso y trastornado, vemos cómo unos seres humanos se ven condenados a vivir entre cuatro tablas en un espacio similar al de las celdas de la Edad Media o a prostituirse en su día libre semanal, mientras que otros acceden a su porción de paraíso demasiado terrenal, con una al parecer inevitable tendencia hacia lo hortera.

004_HEAVENS_IMG-1024x819

En conexión con esta exposición habría que situar la dedicada a Martin Parr (con fondo musical de la estrella del pop francés Mathieu Chédid): si otros fotógrafos han basado su obra en la contemplación y preservación de la belleza, Parr se dedica a registrar su antítesis. Su atención a las masas, a las figuras del turismo, en especial el de playa, recuerda los planteamientos visionarios de Nathanael West en su novela El día de la langosta; su acumulación serial de pruebas, llena de ironía británica, demuestra de forma muy convincente la fealdad del mundo que hemos construido y cuestiona, implícitamente, nuestro modelo de desarrollo.

parr parr-2

Un planteamiento próximo lo encontramos en las exposiciones dedicadas, de forma más literal y abstracta, a ese mundo que hemos construido, que tiene su símbolo más perfecto en la no-ciudad de Las Vegas: sus carteles luminosos retratados por Toon Michiels, y la misma textura de la urbe, analizada fotográficamente por los arquitectos Robert Venturi y Denise Scott Brown.

AR1MSC2211

Pero la fealdad kitsch no es patrimonio exclusivo del mundo capitalista, en sus distintas clases: así lo muestra la exposición de Alice Wielinga, una proyección constituida por una serie de collages de imágenes documentales insertadas sobre los carteles de propaganda oficial de Corea del Norte.

AR1MSC2473

La exposición dedicada a Walker Evans, centrada en sus reportajes para revistas, nos descubre su buen estilo como escritor (escribía los textos de la mayor parte de ellos), y parece concebida para recordarnos que el compromiso social del fotógrafo y el tratamiento serial de las imágenes pueden encontrarse ya en su obra, clásica y moderna al mismo tiempo.

From-Walker-Evans_-_People-and-Places-in-Trouble__-Fortune-April-1960-Courtesy-Time-Life-Inc-and-The-Metropolitan-Museum-of-Art-FOR-PRESS-USE

Su legado se desarrolla en la obra de Stephen Shore, al que se dedica la exposición central de estos Rencontres (y que, por cierto, pudo verse el año pasado en Madrid, en la Fundación Mapfre). Dedicaré a Stephen Shore una entrada específica, para no alargar en exceso esta. (1)

Walker_Evans

El concepto de paraíso perdido alienta en la exposición dedicada a Martin Gusinde, el retratista de los indios de Tierra del Fuego que se extinguieron casi completamente a principios del siglo XX, cuando se vieron expuestos al contacto con los occidentales; resulta inevitable al leer esta trágica historia pensar en nuestra civilización como enfermedad. En palabras de Italo Svevo: “Cualquier esfuerzo para devolvernos la salud es vano. Esta no puede pertenecer más que al animal que conoce un solo progreso, el de su propio organismo (…) Pero el hombre, el animal con gafas, inventa por el contrario artefactos más allá de su cuerpo, y si hubo salud y nobleza en quien los inventó, casi siempre falta en quien los usa. Los artefactos se compran, se venden y se roban, y el hombre se vuelve cada vez más astuto y más débil. Es más, su astucia crece en proporción a su debilidad. Sus primeros artefactos parecían extensiones de su brazo y no podían ser eficaces más que por la propia fuerza de este, pero ahora el artefacto ya no guarda ninguna relación con el miembro. Y es el artefacto el que crea la enfermedad, con el abandono de la ley creadora de toda la tierra. La ley del más fuerte desapareció y perdimos la selección saludable. Haría falta algo más que el psicoanálisis: bajo la ley del que posee el mayor número de artefactos prosperan las enfermedades y los enfermos” (La conciencia de Zeno).

gusinde2

La muestra de Arles es un buen ejemplo de edición creativa: las viejas imágenes del misionero alemán aparecen descontextualizadas de su inicial objeto antropológico, resaltando otras ideas, como la serialidad o las cuestiones de género: en los rituales masculinos para asustar a las mujeres, y así escapar de la diosa madre y la amenaza del retorno al matriarcado, los indios fueguinos parecen ejecutar una performance ante un fotógrafo de vanguardia.

AR1MSC2247

La mezcla de documental y performance es el eje de la otra exposición dedicada a países lejanos, y quizá la más bella de estos Rencontres: la muestra de ocho fotógrafos japoneses comisariada por Simon Baker. En ella se enfrentan la fotografía diarística de Daido Moriyama (A private room) y la teatralización erótica de Sakiko Nomura, asistente de Araki; el contraste entre la tristeza fría de la serie From the window, de Masahisa Fukase (que evoca el deterioro de su matrimonio a través de imágenes de su mujer en la calle tomadas por el fotógrafo desde una ventana cuando ella salía de casa) y el dramatismo apasionado de Simmon, a private landscape, de Eikoh Hosoe, protagonizada por el actor travestido Simmon Yotsuya; entre el surrealismo silencioso de Issei Suda, con sus misteriosas fotos de niños y escenas de verano, y el más desatado de Kou Inose en su serie inspirada en la novela negra y fantástica Dogra Magra; el documentalismo expresionista de Masatoshi Naito y el vanguardismo matérico de Daisuke Yokota. Potencia y refinamiento van de la mano en esta panorámica esencial, que nos descubre obras y autores poco conocidos (con la excepción de Moriyama) del país de Ozu, Mizoguchi y Naruse.

Eikoh Hosoe

Eikoh Hosoe

_0031704

Issei Suda

Una muestra más de coleccionismo serial la ofrece la entretenida exposición Total Records, dedicada a las fotografías de las fundas de discos, que repasa la labor de los fotógrafos en la construcción de la imagen de los mitos de la música: otra investigación a medio camino entre la antropología (en este caso cultural) y la performance.

arles-2015-total-record-klein-gainsbourg

Y desde la música volvemos a la arquitectura: la exposición de Markus Brunetti es, una vez más, una serie -en este caso de fotografías de gran formato de fachadas de catedrales. Si Bernd y Hilla Becher fotografiaron instalaciones industriales (silos, depósitos de agua, altos hornos) como si fueran esculturas, las imágenes de catedrales de Brunetti, realizadas con una luz difusa similar a la utilizada por aquellos, son planas: no tratan de evocar la tercera dimensión ausente, sino de hacerla desaparecer mediante la sutil distorsión de la perspectiva central. Mediante el ensamblaje digital de múltiples fotografías tomadas desde distintos ángulos, Brunetti no sólo corrige la convergencia de las líneas verticales ascendentes (como exige la convención de la perspectiva renacentista), sino también la de las horizontales, creando composiciones misteriosamente incoherentes, con múltiples puntos de fuga, que anulan toda sensación de profundidad. La obra arquitectónica se volatiliza y se convierte en imagen: un paraíso artificial.

Captura de pantalla 2015-07-17 a las 18.42.40

museenkoeln.de

Muchas más cosas hemos visto en Arles, pero no se trata de agotar nada ni a nadie… Más información en: www.rencontres-arles.com

(1) https://navegandohaciamoonfleet.wordpress.com/2015/08/02/con-stephen-shore/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s